Los cuerpos de nuestros bisabuelos

Cómo se cubrio un cuerpo. Cómo cubrir un cuerpo

Los cuerpos de nuestros bisabuelos

Flandrin, Hippolyt jeune homme nu assis

Jeune homme nu assis sur le bord de la mer, Louvre, París. 1836.
Óleo deJean Hippolyte Flandrin, nacido en Lyon el 23 de marzo de 1809 y muerto en Roma el 21 de marzo de 1864

En este post vamos a conocer cómo estaban hechos nuestros bisabuelos.

Vamos a hacer una comparación de una tabla proporcional del 1870 y una actual para ver si el hombre ha cambiado mucho. El dato parece trivial pero no lo es, de ello depende de poder utilizar o no las planchas de patronaje de los métodos del siglo XIX.

Podéis encontrar aclaraciones sobre las medidas, concepto de Drop, ratio en  nuestra página principal, entrando en el índice o bien buscando en el menú superior en las categorías de gradación, medidas. Damos el link de la página principal del índice  para facilitaros la búsqueda: “Escuela de patronaje Escalado y Moulage

La tabla  del siglo XIX procede del método de F. Ladevèze que fue ilustrado por su hijo y publicado en 1870, hace 145 años.

Método Ladevèze

Frontispicio del método de F. Ladvèze “Cours de coupe du tailleur de Paris où Art d’apprendre à couper et confectioner”

 

Las medidas que expondremos son la que hemos encontrado en el método. Estas medidas no creemos que se tomaran para la elaboración del libro por lo que las medidas son antecedentes a la publicación del libro por lo que las conclusiones que saquemos podríamos hacerlas extensibles desde el principio del S.XVIII.

La tabla incluye las medidas de niños, cadetes y adultos. Empieza con la edad de 3 años. Las medidas de  los adultos son de conformación normal. Hoy en este post nos concentraremos en las medidas de caballero.

Ladevèze, F.. Cours de coupe du tailleur de Paris, ou l'Art d'a

Las hemos cotejado con la tabla de medidas que encontraréis en la página principal de Cómo cubrir un cuerpo. de caballero, conformación normal, que evidentemente copiaremos en este post.

En su día vimos en el post “El español actual, Vitruvio y Leonardo da Vinci” que el famoso dibujo de Leonardo da Vinci “el hombre de Vitruvio” tenía las mismas proporciones que el hombre actual y en base a la altura media del español determinamos qué talla tendía si fuera español y viviera en la actualidad. El resultado fue una talla central y de conformación normal: Talla 50, Drop-5, zapato talla 44. Las proporciones Vitruvianas funcionan aún hoy en día.

Marco Vitruvio Pollione vivió entre el 80 A.C. y el 15 A.C., según nos dice Wikipedia, Leonardo da Vinci  vivió del 1452 al 1519 D.C. y si ilustró las proporciones de Vitrubio era porque aún eran válidas, incluso las completó. La primera conclusión es que el hombre no ha cambiado sus proporciones desde el siglo I A.C.

Sin más preámbulo os presentamos la tabla comparativa.

Sin título-79

Lo primero que salta a la vista es que la tabla de caballero (tallas sombreadas en color beige), vemos que la ratio de las tallas en la tabla de 1870 es de tres y actualmente hemos bajado a una talla de ratio 2.

El método de Ladevèze iba dirigido a sastres y aún no se había desarrollado el prêt à porter, con lo que las prendas eran ajustadas al cuerpo del cliente en la prueba.

A pesar de ello podemos ver la progresión de las demás medidas comparadas con las de pecho.

La tendencia en las primeras tallas de la tabla nos marcan una mayor diferencia en números negativos del Drop, por lo que podemos deducir que tenían el talle más fino, sólo a partir de la talla 50 identificamos el Drop de las dos tablas.

Un dato curioso es que la parábola del Drop alcanza su punto más elevado en la talla 44 en el caso de la tabla de 1870 y en cambio en la tabla actual vemos la misma cota en la talla 41 (14 años). El hombre probablemente hacia su cambio estructural al llegar a un perímetro de 45 mientras que actualmente lo hacemos dos tallas (actuales) antes, en la 41.

¿Qué es la parábola del Drop?

El hombre cuando nace tiene un Drop tendente a 0, cuando se desarrolla, el Drop crece en sentido negativo hasta su total desarrollo y a partir de este punto empieza otra vez el Drop a tender a 0.

Por otra parte vemos que el hombre en la tabla de medidas tiene menos cadera que el hombre actual (excepto en la talla 64 de la tabla, pero que no tendremos demasiado en cuenta por ser una talla extrema y no tener la 64 de conformación normal, aunque si alargamos la ratio de la tabla actual nos daría 65: dos tallas superiores, último quiebre en talla 54, ratio después de quiebre 2, por lo que 2*2=4, y 4+61= 65).

El valor del montante del pantalón en las tallas pequeñas y centrales es muy similar, varían de 0.5, a partir de la talla 54 se dispara la diferencia. A primera vista parece que el hombre ha crecido de montante en los últimos 150 años, pero hay una explicación lógica.

En la toma de medidas, según el pantalón que se cortara, la medida de entrepiernas se tomaba justa o con cierta holgura. La medida justa sirve para los pantalones muy ajustados, la medida un tanto holgurada para los patrones de pantalones más anchos. Los pantalones totalmente ajustados, tendencialmente eran llevados por las personas de tallaje central o pequeño.

El largo de pierna,  el contorno de cuello o el pecho de la mujer sabemos que no son medidas estructurales de las que tengamos que tomar consideración ya que cada persona puede tener contornos y largos en estas medidas completamente diferentes sin alejarse de su conformación. Es más, si vemos en la tabla de medidas que utilizamos hemos dejado el valor de entrepierna fijo deduciendo el largo de pierna sumando el montante del pantalón al valor de entrepierna.

Esta tabla de 1870 la podemos dar por válidaa pero debemos afrontarlas con un cierto respeto.

La conclusión de esta comparación está casi acabada, sólo nos parece importante hacer una última reflexión: ¿es el pecho o la cadera la medida principal del hombre?

Si volvemos a mirar la tabla y corremos una talla hacia abajo la tabla de 1870 , o corremos para arriba de una talla la tabla actual, vemos que la cadera del hombre de 1870, así como la parábola del Drop se asemejan mucho más a la nuestra.  Tradicionalmente en corte masculino se ha tomado siempre la talla de pecho como la principal, y no vamos a cambiarlo, pero la medida más atendible para hacer este tipo de comparaciones es la medida de contorno de cadera.

La explicación es más que lógica: la medida de Pecho se toma encima de las costillas, mientras que la medida de la cadera se toma encima de la pelvis. Según di hacemos o no deporte, la forma en que respiremos , calidad de vida podemos ensanchar la caja torácica: una persona que empiece a hacer deporte  empieza a desarrollar su caja torácica y por ello el contorno de pecho mientras que no desarrolla el contorno de cadera si no cambia de conformación,  la medida tomada sobre la pelvis es más exacta.

Por la constitución de la mujer y por la acumulación de grasa en las caderas, las famosas cartucheras que tanto beneficio dan a la industria cosmética,  el contorno de caderas pasa a ser una medida relativa y no aplicable al sexo femenino para este tipo de comparaciones. A parte hay el problema de los corsés: muchos métodos de corte contemporáneos al que estamos analizando, tomaban las medidas de la mujer encima del corsé. Pero a este tema ya dedicaremos otro post.

La conclusión final,  pues,  es que el hombre de 1870 tenía la caja torácica más desarrolla da que la actual de una talla. Si descontamos una talla de pecho a la tabla de medidas de 1870 podemos prácticamente intercambiarlas.

Ladevèze, F.

Monsieur F. Ladevèze. Tailleur et professeur de coupe.

 

La razón de haber escrito este post es muy simple: las prendas que utilizaban nuestros bisabuelos tenían en cuenta toda una serie de medidas secundarias. Hoy en día estas medidas han caído en desuso, como pueden ser el contorno de muslo, rodilla, jarrete, gemelo, bíceps antebrazo, así como todas las medidas de control para las conformaciones de espalda cargada, postura invertida, etc..

Viendo que las tablas se corresponden, siempre con la precaución que conlleva transpolar medidas de una tabla a otra, podemos enriquecer nuestra tabla con toda una serie de medidas secundarias.

Y dado que la moda es un poco como la cocina, en que todo se reserva y nada se tira,  toda la información de nuestros antepasados es útil para analizarla, recrearla o simplemente para inspirarse en variaciones nuevas que  creamos interesantes para el hombre y mujer actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *